No tenemos wi-fi, hablen entre ustedes


El otro día en una cafetería me encontré el típico cartel gracioso y con ganas de llamar la atención “No tenemos wi-fi, hablen entre ustedes”, y ciertamente me pareció simpático y resultón.
Al instante, se presentó en la misma cafetería una pareja de enamorados, …si enamorados, se percibía nada más verlos. Siempre agradezco que no se haga un espectáculo de la pena, ni de la solidaridad, pero no hacerlo con el amor, es mucho más difícil. Hay algo fluorescente en las parejas de amantes, como si estuvieran en el centro justo de un remolino, como si ningún viento las pudiese arrastrar. Nunca somos tan poderosos como cuando estamos enamorados, y somos correspondidos, y esa experiencia pone un listón muy, muy alto.
¡Lástima! El efecto remolino duró poco, prácticamente nada. Lo que tardaron en recibir mensajes de móvil y se dedicaron cada uno por separado a enviar y recibir, en gesticular y sonreír, y al final, incluso en hablar y discutir con el camarero porque no disponer de wi-fi.
Siendo cotilla/curioso como es uno, e impresionado/decepcionado como estaba con la escena, no pude evitar participar en la conversación. Señale hacia el cartel de la entrada. Y no por la no disponibilidad del wifi, sino por la recomendación. ¡Ya me vale!.
No hace falta que te diga como fue la conversación a partir de ese momento. Tensa, muy tensa, tensa, pero con cierta tendencia a la calma que conseguimos finalmente a través de unas cervezas y unas risas. ….Ah! y lo más importante, nos proporcionaron wi-fi que por cierto, era libre.
Anuncios

18 comentarios en “No tenemos wi-fi, hablen entre ustedes

  1. El otro día encontré a un chico en la cafetería: sin smarphone, tablet, ni ordenador…simplemente sentado, tomando un café. Como un psicópata…
    (No es mío, lo leí hoy y me encantó.. tu texto me lo recordó)

    Un saludo.

    Le gusta a 2 personas

  2. ¿Donde quedan aquellas cabinas de teléfono? Hoy por hoy hay bien pocas. Cuando yo era peque y después, ya no tan peque, la única manera de localizarte era llamando a casa o si tu llegabas tarde, llamabas desde una cabina para avisar. No nos hacía falta el “internete”, el Wi-Fi, el 3 o 4G. Con solo una mesa, unos refrescos y buena compañia ya teníamos la tarde perfecta. Genial post!
    Un beso Jesús

    Le gusta a 1 persona

  3. Esa frase debería de estar en más sitios… parece que se nos está olvidando comportarnos como individuos sociales y la tecnología nos enfría el corazón.
    Por cierto me has recordado a otra frase que es algo así pero no la recuerdo bien: si los arboles dieran wifi seguro que plantaríamos más, que pena que sólo fabriquen oxígeno.

    Le gusta a 1 persona

Encantado de que incluyas cualquier tipo de comentario. Serán todos bienvenidos. Muchas gracias !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s