Mal día


Hoy, de una forma extrañamente accidental, me despertó un ruido insoportable. El rugir de una moto vieja, mala y escandalosa, y seguramente sin tubo de escape. Vivo en el campo. Normalmente, el poco ruido que puede llegar por las noches se limita al de los cencerros. Si, vacas que pastan en la finca que hay al otro lado de la vía de tren y que apenas limita con mi parcela. No te asusten, aún así están lejos, a unos quinientos metros. De hecho, durante el día son inaudibles (las vacas y sus cencerros), pero por la noche en la tranquilidad de esta zona es lo poco que se puede oír. Pues bien, hoy es una moto. Maldigo al chaval, porque me imagino que sólo puede ser un chaval el que conduce una moto sin silenciador y a estas horas. Por cierto, busco el reloj y miro la hora.

¡Coño! Es la hora, incluso un poco más tarde….¿y la alerta del teléfono? Me doy cuenta de que no lo había puesto el día anterior. ¡Gracias a la dichosa moto! 

Así empezamos el día, con sobresaltos. Después de una ducha rápida y sin afeitarme (no hay tiempo), bajó a desayunar. El fin de semana fue duro, apenas tuvimos tiempo para nosotros y no tuvimos ninguno para la compra. La nevera prácticamente vacía. No hay leche, tampoco naranjas para hacer el zumo. No hay más remedio, le quitó un yogurt a mi mujer.

¡Coño! Está bueno, muy bueno …me tomo otro. No me podía imaginar que esto me llegase a gustar…y me encanta. ¡Suerte que no había leche y naranjas!

A duras penas me incorporo al coche en dirección a la estación. Nada más salir, y en el propio cruce de la calle de mi casa que enlaza con la carretera principal me para la Guardia Civil.¡Joder, vaya día!. Me piden los papeles. También tienen intención de realizar un control de alcoholemia. Con tranquilidad y cierto agobio a la vez, les comento que tengo prisa, que llego justo al tren y que necesito llegar a las siete sin falta a la estación. Resultan comprensivos y colaboradores,…pero no evito, ni entregar la documentación, ni hacer el control. La verdad es apenas tardo un par de minutos en ambas cosas y ….

¡Coño! Me avisan de un accidente y que está cortada la carretera principal por la que suelo ir. Estoy aún a tiempo de ir por la carretera comarcal. ¡Menos mal! Si no me llegan a avisar no hubiera llegado al tren a tiempo. Por una vez agradezco el alto de la Guardia Civil

Llego a la estación. Hay mucho lío, mucha gente. Más de la habitual. Algo pasa. Normalmente voy en el tren anterior pero me despiste a la hora de comprar el billete y estaba lleno, no había y no me quedó más remedio que pillar éste otro. Paso el control y ya me entero del lío. El tren anterior, del que lamentablemente no pude conseguir billete, esta averiado y no puede salir hasta nuevo aviso.

¡Coño! Tuve suerte con el despiste. He dormido treinta minutos más y voy a llegar antes.

En todo caso llego más tarde a la oficina que el resto de días. No me da tiempo para tomar el café habitual con los compañeros. Esperaron unos minutos, pero no lo suficiente. Tendré que ir sólo. Hay determinadas cosas que me asustan o me dan vergüenza hacer sin compañía como ir a una cafetería o ir al cine. Es un tontería pero no puedo con ello. Me voy al office, mejor que a la cafetería y no me queda más remedio que tomar un café de máquina. Debo tener un problema. No me disgustan, a veces incluso me gusta más que su café que el de muchas cafeterías. Según estoy dando al botón entra ella. No puedo evitarlo y me quedo mirando. No, no es la mujer más bella del mundo, ni mucho menos, …o quizás sí. En todo caso se comporta como si la fuera, y siendo así consigue hacer inevitablemente que la gente se vuelva a mirarla. Consigue llamar la atención en cada gesto, en cada mirada. Mantiene una expresión en sus ojos, a la vez directa y recatada, pero en todo caso una mirada de completa confianza en si misma. No se corta. “Yo a ti te conozco” me dice. “Y tu a mi también…pero no te acuerdas”. “No te creo, ya me extraña”  contesto plenamente convencido. La conversación nos duró 30 minutos y se quedó corta, muy corta. Quedamos para comer al día siguiente. Tremenda la amiga

¡Coño! Estuvo bien que no me esperasen para el café

….continuará el mal día…o no!

Anuncios

12 comentarios en “Mal día

Encantado de que incluyas cualquier tipo de comentario. Serán todos bienvenidos. Muchas gracias !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s