Acoso


Atravesó la carretera cargando el bolso. La tibieza de la arena la puso de buen humor. Finalmente se habían ido los turistas y el otoño todavía no se hacía notar. Ella sabía elegir el rincón en donde podía estar tranquila. En el pueblo sólo quedaban jubilados y difícilmente llegarían hasta allí.

Colocó la toalla, la radio, el libro. Encontrar el bronceador fue más complicado. Tuvo que sacar todo. El balón de vóley-playa, la botella de agua mineral, las gafas, un gorro. Lamentablemente, sus amigas no habían querido ir. Pero tenía lectura y música.

Mientras se sacaba la ropa pensó en la madre. Se pondría como loca si supiera que tomaba el sol desnuda. Sonrió. No iba a perderse ese día espectacular, ni la playa desierta. Estiró la toalla y empezó a untarse. A medida que pasaba la crema, la piel iba tomando un brillo húmedo. Para este invierno tenía planeado conservar el color dorado del verano.

Pero no estaba sola.

Alguien seguía sus movimientos oculto detrás de un arbusto. Vestía unos bermudas deshilachados y sucios. Tenía la piel oscura y el pelo revuelto. Parecía menor que ella. Miró hacia atrás, por encima de su hombro tatuado, donde tres o cuatro hombres más esperaban una señal, un gesto. Levantando la palma les indicó paciencia.

Ella había terminado con el bronceador. Se recostó boca abajo y abrió el libro. Antes de comenzar a leer cogió la radio. La música flotó inmediatamente sobre la arena.

Era el momento. El muchacho del tatuaje podía ver la espalda desnuda desde su escondite. Las nalgas bronceadas, casi sin marcas. El pelo negro y brillante, cayendo en dos sobre los hombros, hacia el pecho firme. Con las rodillas flexionadas, marcaba el ritmo mientras leía.

No tenía por que esperar. El deseo le nublaba la vista. El día se había vuelto más caliente. La mirada, zafia. La respiración, incierta. Sus cómplices le apuraban con ademanes obscenos. Decidió contar hasta diez y avanzar.

Volvió a mirarlos y ordenó paciencia por última vez.

Avanzó despacio los metros que lo separaban de la joven. Los pies desnudos apenas impactaban en la arena. Cuando llegaba a la toalla supo, con alivio, que la sombra no iba a delatarlo antes de tiempo. El sol estaba de su parte.

En ese momento, ella movió el dial. El cambio de música lo sobresaltó. Casi grita. Pero la sorpresa duró un segundo y enseguida se repuso.

Ahora sí había llegado el momento. Si no actuaba ya, sus amigos iban a intervenir. La idea le pareció vergonzosa.

Se inclinó en silencio hacia ella. Alargo las dos manos, y alcanzó el balón que había quedado a un costado de la chica. Con el trofeo en su poder, retrocedió sin dejar de mirarla. Ella ni se había enterado del robo. Entonces, giró hacia donde estaban sus compañeros organizando preparando el partido. Mientras mostraba el botín de guerra, la sonrisa blanca desbordaba su cara oscura.

Anuncios

11 comentarios en “Acoso

    1. Muchas gracias Silvia…. a ver si busco un hueco y me ocupo del tema!…he de reconocerte que esto de las nominaciones me da un poco de pereza….pero te lo agradezco un montonazo!
      Ah! ya te lo he dicho alguna vez, pero me encantan tus fotos!!!
      Abrzs

      Le gusta a 1 persona

  1. Me encantan los relatos construidos a partir del suspenso, emociones, psicología humana, detalles, en donde el lector puede imaginar muchos finales y el autor decide por uno completamente inesperado. Te felicito y recomiendo un blog amigo: http://www.asquerosamentesano.com; Jorge Romera, el autor, maneja precisamente, estos elementos y lo hace genial, como tú. Quizá puedan compartir inspiración 🙂 . Gracias por el regalo, porque lo es, Jesús.

    Le gusta a 1 persona

Encantado de que incluyas cualquier tipo de comentario. Serán todos bienvenidos. Muchas gracias !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s