¿Oportunidad perdida?


Ayer me dio por hablar/escribir de política. Prometo no hacerlo habitualmente. Es fácil porque no es un tema que me guste especialmente, pero como en la cena con los hijos hablamos del tema, me parecía un asunto más sobre el que podía compartir opinión.
Llegan nuevos tiempos, también en la política. Las últimas elecciones en España han confirmado lo que ya desde hace tiempo se preveía, y principalmente por un cambio generacional. Tampoco creo que el asunto sea más complejo. La gente joven se ha incorporado al proceso democrático de una forma más activa y participativa que antes, y lo hace con un mayor nivel de exigencia y responsabilidad hacia quien los tiene que representar.
Con todo esto y la nueva dificultad de un escenario en el que se hace obligatorio llegar a acuerdos y pactos (que mal acostumbrados estaban nuestros políticos con las mayorías absolutas), lo que ahora se espera de todos ellos (los viejos y los nuevos) es que se pongan a trabajar, gestionen la escasez (me refiero a votos y escaños en este caso) y sepan llevar a cabo la encomienda que se les ha hecho de la mejor manera posible. El que no lo haga va a quedar retratado y lo va a pagar en sucesivos comicios electorales. Estoy seguro de ello, o al menos eso espero y deseo.
Hasta ahora todo se ha manejado de una forma muy fácil con las mayorías absolutas. Se han hecho cosas, buenas, muy buenas y también otras de las que debiéramos arrepentirnos o por lo menos aprender: hay que ser pragmáticos y mejorar la economía pero también hay tener la sensibilidad que no ha tenido Rajoy. Es de agradecer la buena voluntad, pero cuidado si no va acompañada de sentido común porque conduce a catástrofes más grandes aún que las acciones basadas en la maldaz o la estupidez, (ocurrió con Zapatero). Ampliar mercados y horizontes está bien, pero sin caer en el caudillismo (me refiero a Aznar). Aprovechar la ilusión y los vientos de cambio hizo que está España no la conociera ni la madre que la pario (como diría Guerra) pero no nos miramos el ombligo (ni la corrupción) porque eramos casi perfectos (el amigo Felipe), … pero una cosa general y común a todos ellos ha sido la potencia que ha adquirido la maquinaria de los partidos muy por encima de las personas que lo configuran. Hemos asistido asombrados a la caída de los tipos combativos y defensores de sus ideologías, mientras ascendían los obedientes, lameculos y simplones. Como ejemplo que he podido comprobar con mis propios ojos, he compartido de forma periódica viajes en tren matutinos con un senador segoviano en los cuales he podido comprobar que disponen de un manual de actualización diaria con la posición oficial sobre los distintos puntos de opinión. Lo que se dice un manual de pensamiento de lo que se puede decir ¿y pensar?, …y de lo que no se puede decir ¿ni pensar?. Animalitos!
Ahora, con esta nueva situación y estos nuevos partidos emergentes esperaba una nueva forma de trabajar y hacer política, sobre todo en los nuevos. De los viejos me gustaría también percibirlo, pero es cierto que lo tienen más complicado. Tienen unos vicios adquiridos que mucho me temo va a ser difícil que los pierdan hasta que una generación posterior desplace a sus mayores. En los nuevos contaba (ya no) con una nueva forma de actuar por y de cara a los electores / contribuyentes, pero la verdad es les veo más preocupados en la demagogia y en la foto y el titular llamativo. Son ya varias situaciones, imágenes concretas, en las que la decepción / desesperación me han derrumbado. Tengo la sensación de que no hemos conseguido nada de esto y que tampoco colaboran en demasía los medios de comunicación y periodistas.
Me explico. Sólo un partido ha realizado un pequeño ejercicio de autocrítica solicitando un estudio a una empresa externa para que realice un análisis con los resultados de los elecciones (le zarandean por ello). Otro partido ha tenido un debate interno y público y se le tacha de no tener posición ¿es tan malo tener distintas opiniones internas?. Escuchas/ves tertulias y debates y te encuentras “representantes” de los nuevos partidos a los que no se les ocurre opinar nada diferente de lo que ha manifestado su “lider”/maquinaria de partido, y que como única novedad están más pendientes del móvil que otra cosa ¿por si les viene una opinión/apoyo desde fuera?.
Una verdadera lástima! ¿Oportunidad perdida? ¿Estamos a tiempo? ¿Es así en todos los sitios? Me asaltan un montón de preguntas….
La imagen corresponde a la viñeta de Forges en el país de hoy 2016-01-16. No es de las mejores, pero es de hoy…y viene al caso  Viñeta
Anuncios

2 comentarios en “¿Oportunidad perdida?

Encantado de que incluyas cualquier tipo de comentario. Serán todos bienvenidos. Muchas gracias !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s