Diario de un escolar


Martes (cualquiera)
Odio el semáforo que hay en la Castellana. Cuando papá viene a recogerme al colegio y esperamos a que se ponga verde, deja de hablarme, se pone muy serio, pone el seguro a las puertas del coche y hasta que el semáforo no se pone verde, no oye y no ve. No mueve las pestañas y mira muy fijo a no se donde. Y sé que no ve y no oye porque cuando el señor ese que vende los pañuelitos de papel le habla, papá no le responde y tampoco le mira, y eso que el hombre se pone delante de la ventanilla de papá… pero nada…papá no le ve y no le oye. Creo que la culpa es del semáforo porque cuando se pone verde, papá vuelve a ver y a oír otra vez.

Jueves (cualquiera)
Estoy preocupado por papá. Ayer volvió a dejar de oír y de ver en otro semáforo, y eso que una chica que vendía periódicos no paraba de picarle en el cristal. Sigo pensando que la culpa es de los semáforos, pero ¿por qué será? Mañana se lo preguntaré a mamá.

Anuncios

3 comentarios en “Diario de un escolar

  1. ja! creí que era la única a la que le pasaba, yo conozco un par de semáforos que quisiera estar en una fortaleza, que dos veces me han tocado “amablemente” el cristal… y no precisamente la chica ni de los pañuelos ni de los periódicos… atentos hay que estar atentos!

    Le gusta a 1 persona

Encantado de que incluyas cualquier tipo de comentario. Serán todos bienvenidos. Muchas gracias !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s