Ella


Tenía 20 años , estaba enamorado y, aunque no sabía nada de Ella, en realidad sabía mucho.

Todos los días a las siete de la mañana nos encontrábamos dentro del autobús, nos cruzábamos tímidas y esquivas miradas e incluso, algunas veces, nuestros cuerpos se rozaban.

Yo vivía en San Millán, Ella en San José, lo sé porque sólo permanecía despierto hasta que Ella subía en esa parada.

Yo había estudiado en un instituto público, Ella en uno de monjas, lo sé por el escudo que llevaba aún pegado en la carpeta.

Ella es un año menor que yo, lo sé porque en mi primer curso, Ella ya no apareció por la parada.

Ella estudiaba en la misma facultad, lo sé porque hacíamos el mismo recorrido de autobús y tomábamos café en la misma cafetería.

Yo dedicaba muchas horas al deporte, muchas horas, Ella también, y más, lo sé porque coincidíamos en los lugares habituales.

Tengo casi cincuenta años y dos hijos de 17 y 20. A la niña dude en ponerle el mismo nombre, Belén.

Lo sé porque ella es mi mujer.

Anuncios

Encantado de que incluyas cualquier tipo de comentario. Serán todos bienvenidos. Muchas gracias !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s